17 septiembre 2014

SEIS MESES DE MAMA LECHITA ( nuestra lactancia hasta el momento), DE BRAZOS Y DE ABRAZOS.

Hace semanas que quiero contar como ha sido y como está siendo nuestra lactancia. En parte por lo orgullosa que estoy de haber pasado la marca de los seis meses de LME y en parte porque a mi me ayudo muchísimo leer las experiencias y las historias de otras mamás y otros bebés. Sin saber que otras pudieron superar mil y un obstáculos yo tampoco habría podido pasar por encima de los que nos encontramos.
Los tres primeros meses con Miranda fueron especialmente duros para las dos. Eso ya lo he contado. Miranda lloraba casi todo el tiempo que estaba despierta. Cuando digo "casi todo el tiempo que estaba despierta" no es una exageración. Muchas veces no se calmaba ni siquiera en brazos (donde pasaba todo el día, brazos y portabebés). Tampoco se calmaba durmiendo a mi lado, ni sobre mi. Ella lo debía pasar fatal y yo también. Yo lloraba casi a diario, me sentía un fracaso de madre incapaz de averiguar que le pasaba a mi niña (porque durante mucho tiempo estuve convencida de que algo le debía pasar) y mucho menos capaz de consolarla. Estaba física y emocionalmente agotada y eso me hacía sentir aún más culpable, porque mi niña se merecía una madre mejor y sobretodo más alegre. Tenía un montón de ayuda pero aún así me sentí sola y aislada en muchas ocasiones... Pero como dije, todo esto ya lo saben y este no es un post dramático, SPOILER, esta es una historia con final feliz!
Miranda nació con anquiloglosia, frenillo sublingual de toda la vida, vamos. Con su preciosa lenguita en forma de corazón. Tuvimos la suerte de que la matrona  que nos atendió en la sala de puerperio inmediato se dió cuenta nada más ver a la niña, nos lo advirtió y nos dió indicaciones para que se lo comentáramos al neonatólogo que posteriormente la valoraría en planta. Había que ver si Miranda mamaba bien o si tenía la lenguita tan corta que le suponía un problema a la hora de alimentarse, en cuyo caso, lo mejor sería cortar el frenillo. 
La verdad es que desde que nació se engancho a la teta sin mayor problema por su parte, aunque a mi me hizo grietas. Ya las tenía cuando subí a la planta de maternidad. Allí también tuvimos la suerte de que nos atendiera una enfermera bien formada en lactancia materna, asesora y encargada de un grupo de lactancia. Ella contactó con el pediatra que le cortó el frenillo a la mañana siguiente al nacimiento.
Durante las primeras semanas no tuvimos mayor problema con la alimentación más allá de las "complicaciones" propias de la "subida de la leche" (ingurgitación con dolor e incomodidad etc...) que duraron lo normal. Una vez más tuvimos la suerte de tener a una experta a nuestro lado. La tía Jess estuvo en casa a diario ayudando en todo lo que pudo y yo ya iba al grupo de lactancia, así que tenía mucho apoyo.
En principio parecía que el bebe comía bien, hasta que de repente, de un día para otro, me di cuenta de que la niña hacía ruido  como de besuqueo al mamar y el pezón se le escapaba, la leche le chorreaba por toda la cara, acababa las tomas llorando o atragantada... era como si no sellase bien el pecho con su boca! y volví a hacer una ingurgitación mamaria, esta vez con fiebre incluida. A estas alturas yo estaba más que agotada y preocupada con las tremendas sesiones de llanto de Miranda y esto se juntó con los problemas con la teta.
Desesperados nos pusimos en contacto con la matrona ( también asesora de lactancia) que nos atendió en puerperio y volvimos al hospital para que valorase la manera en que mamaba la niña. A ella le parecía que aún tenía la lengua corta ( en esto también coincidía la asesora del grupo de lactancia), esto unido a algún problemilla posicional hacía que mamase de una forma en la que hiperestimulaba la producción de leche, de ahí la terrible ingurgitación. La tensión del pecho entorpecía aún más el enganche (ya dificultoso por su frenillo corto), tomaba más "leche del principio" rica en azucares lo que también puede favorecer los colicos intestinales... Nos propuso que la valorase el otorrino y si era necesario este le podía repetir la frenectomía.
Así lo hicimos. El otorrino la valoró y el mismo día la intervino. Nos dió instrucciones para que varias veces al día durante un par de semanas masajeasemos debajo de la lengua, sobre la cicatriz para evitar una nueva unión mucosa. La matrona nos había dado instrucciones para corregir la postura en las tomas.
Creo que todos pensamos que el besuqueo y los problemas de enganche se solucionarían rápidamente después de la segunda intervención. No fue así. Ahora además añadiamos el dolor del masaje y el estar corrigiendo al bebe varias veces durante la toma ( debe resultar bien frustante que te desenganchen de la teta cuando estás hambriento). Llegó un momento en que dejé de corregir la postura de la niña. La matrona me aconsejó que dejase a la niña mamar a su manera, que le diese tiempo. Pasaron las semanas y poco a poco dejó de hacer besuqueo. Las grietas se curaron. Supongo que más que la segunda frenectomía lo que solucionó el problema fue crecer y tener más fuerza para coger el pezón sin que se le escapara.
Pero seguía llorando desconsoladamente. No había toma diurna que acabase con la niña tranquila y saciada, siempre acababan con gritos y llanto que cedía si la incorporaba. Así que empezamos a pensar en que quizás podía tener reflujo. Aunque, curiosamente, en las tomas nocturnas no lloraba, y eso que  comía totalmente acostada. Muchas veces ni si quiera se despertaba en toda la noche, hacia las tomas dormida... Lo consultamos con el especialista que le recetó ranitidina y a mi me recomendó retirar los lácteos y todos los derivados de estos de mi dieta. Probamos varias semanas el tratamiento pero no sirvió de nada. Lo dejamos (su pediatra, por cierto, nunca creyó que sirviese de mucho).
A estas alturas Miranda ya tenía más de tres meses, había crecido y madurado. Yo también estaba mucho más tranquila y adaptada a nuestra nueva vida. Cada vez lloraba menos y comenzó a ser más sencillo calmarla. Casi de un día para otro, se acabaron los problemas con la lactancia. Lo elementos clave fueron el tiempo y la paciencia, sin duda.
A día de hoy las dos disfrutamos de la lactancia y al fin puedo decir que se ha convertido en un vínculo muy especial. Miranda se acerca a mi gateando, coge su buchito de leche y sigue a lo suyo o mama sentada en mi regazo como una niña grande. Nos ha costado un montón de lagrimas pero ha valido la pena.
Ahora que releo nuestra historia parece que no pasamos por grandes problemas, quizás fuese así. Quizás solo fueron pequeños baches sin importancia que yo viví demasiado intensamente... pero cuando acabas de parir y te sientes tan vulnerable, tan responsable de tu pequeña cria y tu única misión en ese momento es alimentarla y atenderla y cada toma te crea incertidumbre y genera miedo por no saber si se estará alimentando correctamente, si le estarás haciendo mal por empeñarte en darle el pecho, si tienes a gente a tu alrededor que te cuestiona, de verdad que entonces se te hace muy cuesta arriba. Cuando en cada tetada tienes dificultades, la lactancia se vuelve una pesadilla. Me parece muy importante informarse y tener conocimientos teóricos sobre la lactancia y más aún conocer los recursos y las ayudas que tienes a tu alrededor, eso fue lo que salvó mi lactancia, lo que me hizo insistir y buscar soluciones a los problemas que nos fuimos encontrando.
Me ha costado muchísimo escribir este post (un mes!). En parte porque mis recuerdos de estos meses están como en una nebulosa y en parte porque no tengo mucho tiempo para sentarme a escribir (soy lenta y torpe  escribiendo) y además mi capacidad de concentración es nula estos días, mañana vuelvo a releer y corregir si hay partes de la historia incoherentes.
Dejo para otro momento el relato de mi experiencia porteadora y colechadora. Dos prácticas que nos están resultando de lo más satisfactorias y a las que tengo que dedicar un post sin falta. En algún momento. Hasta pronto!

07 septiembre 2014

LA(s) SEMANA(s) EN (algunas) IMÁGENES ❥10

:: Empezamos la piscina y en contra de todos mis augurios, está siendo un éxito! :: Y de resto, poca novedad. Playa, playa y más playa, gatetes que se empeñan en destruir los manteles recién lavados en vías de planchado, estudio y AC sin prisas, al ritmo de la señora ::

24 agosto 2014

LA SEMANA EN (algunas) IMAGENES ❥9

:: Último turbant de Pickles en mucho tiempo. De verdad, he perdido la cuenta de los que llevo tejidos en estos 6 meses. Ahora a por los Tiny Shoes de Ysolda, como los que me  Glaramknits le regaló a Miranda pero en una talla mayor.
:: Equipamiento playero, muy necesario si vives en una isla. Sales de paseo con las abuelas y vuelves a casa cargada de regalos!
:: Mermelada de melocotón y lima. Buenísima, que gran enganche tengo a las mermeladas caseras, el complemento perfecto para el pan hecho en casa.
Está lleva: 600gr melocotones maduros+150gr azúcar moreno+1/2 manzana+ zumo de 1lima+ 1/2 lima en rodajas lo más finas posible.
:: ¿Quién dijo que la ropa de niño era aburrida? Aprovechamos las rebajas para surtirnos de ropa otoñal, toda de la sección de niños.
:: Visita a los tios recién mudados. Sentarse en su salón es como estar en medio del mar!
:: Esta semana se acabaron las sonrisas desdentadas, te está saliendo tu primer dientecito! Además ya eres capaz de reptar hacia delante y de pasar de estar tumbada a sentarte tu sola. Ha sido una semana asombrosa!

17 agosto 2014

LA SEMANA EN (algunas) IMÁGENES ❥8

# Estrenamos monito de palmeras a lo "Miami Vice". La abuela dice que te vestimos de niño, pero no todo en esta vida van a ser lazos rosas, también necesitamos outfits macarras! # Empezamos y acabamos la semana desayunando con alegría y en buena compañía # La semana nos regalo algunos momentos playeros. Definitivamente eres una croqueta bien empanada! # El domingo en vez del pan de la semana amasamos la pizza del finde # Y después de dos años al fin le dimos uso a la barra de jabón azul portugués, ahora se ha transformado en detergente. #

13 agosto 2014

HECHO A MANO CON AMOR SIEMPRE ES MEJOR!

Hace años una compañera de trabajo me dijo que un bebe necesitaba ciertas prendas creadas a mano por las personas que lo quieren de su alrededror. Yo no puedo estar más de acuerdo. 
Miranda recibió varios regalos de nacimiento hechos con mucho cariño. Piezas preciosas y únicas que encierran los montones de amor con los que se tejieron. Para nosotras son valiosísimas y cada vez que las usamos nos acordamos de quienes las elaboraron.
Miles de gracias, disfrutamos cada prenda como se merece.
Hecho a mano con amor siempre es mejor.
La manta de crochet de la tia Jess, suaaaaave y espojooooosa como tiene que ser una mantita de entretiempo. Gancheteada en algún algodón de Katia de colores preciosos. Le estamos dando mucha caña este verano, como nos gusta!
La preciosa rebeca que nos regaló Violeta. Rápidamente se convirtió en una de nuestras prendas más usadas (tanto que el próximo invierno creo que vamos a necesitar la versión de manga larga). Los patrones de Kasia Lubinska son amor. Antes eran amor gratuito, ahora amor de pago, pero amor al fin y al cabo y más si te lo teje nuestra ciber tía favorita! 
Desde Cataluña nos llegó un envió muy especial. GlaramKnits, una tejedora a quien a pesar de no conocer en persona,  tengo un enorme cariño y con la que siento un vínculo muy especial después de seguirla durante años (cibermagia, supongo!) nos tricotó este vestido tan mono con sus patuquitos a juego. Los zapatitos ya le quedan pequeños, pero me gustan tanto y los encuentro tan útiles que ya he desempolvado el "Whimsical Little Knits" de Ysolda Teague (otra de mis diseñadoras favoritas) para tejerle otros un poco mayores!
Y desde la capital del reino un capricho para la madre de la criatura. Siona, se acordó de esta pobre madre reciente y me envió un par de "confort socks" lindos, lindos además de todos sus buenos deseos. Aquí la esperamos para la presentación oficial con la cafetera a punto y las agujas bien afiladas. Le hemos estado guardando muy bien su playita para que pueda darse laaargos paseos! 

Pilar  nos sorprendió recientemente con este Elijah marinero tan cuco, el pobre elefantito se enfrenta diariamente a los sobeteos de la incansable Miranda! Otro patrón fantástico!
La colorida manta de ganchillo también fue obra de Violeta,  genial para esta época del año, complemento indispensable para las siestas de verano.
Y por último un caracol sonajero de Tilda monísimo que nos cosío Bego.
Encantadas y agradecidas por todo!

10 agosto 2014

LA SEMANA EN (algunas) IMAGENES ❥7

# Estrenamos nuestro pelele portugués (todos nuestros tíos nos miman tanto que casi no nos da tiempo de estrenar los regalos) # Hicimos  mermelada de fresa y quedó D-E-L-I-C-I-O-S-A. Otro producto que no volveremos a comprar elaborado # Sigo super enganchada a Instagram # Momentos en la cocina # Interactuamos con Amelita, en detrimento de la pobre gata. Le auguro unos cuantos años un poco estresantes, pero no se preocupen, velaré por su seguridad e integridad # Amigos de bañera # Cáctus  de la abuela #